Desintermediación y venta directa, el futuro del comercio?

Hace unos minutos leía un tweet de Nacho Somalo, Presidente de Alice Europa y gran conocedor del comercio electrónico en este país, en el cual se hacía eco de una iniciativa de Coca-Cola por la cual enviarán sus productos a domicilio.

“A domicilio, de la fabrica a tu casa” reza en el blog. Ahora ya no será necesario ir a comprar una Coca-Cola (o cualquiera de los refrescos de la compañía) al Mercadona, por poner un ejemplo, sino que te lo envían a casa, y además te ofrecen ofertas especiales para el cliente, y servicios añadidos.

Es un proyecto piloto, y para unas determinadas zonas de Madrid (solo implicada Casbega, supongo), pero el cambio que supone a mi parecer es enorme. No por el cambio de canal, o por el hecho de que el precio pueda ser más competitivo que a través de cualquiera de las superficies comerciales o distribuidoras, que ya es, sino por el cambio de chip que supone su emancipación de la distribución tradicional. Coca-Cola es una compañía con una imagen muy grande, siempre vinculada a la distribución tradicional.

En cualquier caso, está por ver si la iniciativa tendrá realmente gran éxito. Sigue siendo más cómodo recibir un único pedido de un supermercado.

Por si no fuera poco, otro tweet de Nacho enlazaba a un artículo de Cinco Días donde explican que internet estaba sirviendo de plataforma para que los agricultores pudieran rebelarse utilizando la venta directa al consumidor.

Por la parte que más he vivido a través del comercio electrónico, Privalia es un club de venta privado pero no deja de ser un intermediario entre marcas (de más conocidas a menos) de diferentes sectores, aunque principalmente textil. Sigue siendo más beneficioso vender stock a una comunidad de millones de usuarios, sobretodo para las pequeñas y medianas marcas. Pero Zara ya fue la primera en independizarse de esa idea y ahora su tienda online es la que más factura.

Por supuesto, no será un cambio de un día para otra para la mayoría de empresas arraigadas en sistemas de venta tradicionales a través de la distribución. Pero sí creo que va a ser el camino a futuro para muchas compañías de diferentes sectores, ya sea para comercio electrónico o no.

Y con estas perspectivas e iniciativas, el comercio electrónico solo puede crecer. Ahora bien, tendrá sus repercusiones en los negocios de distribución y más tradicionales, o no?