El hacker Zuckerberg prepara las Google Wars

El pasado miércoles 1 de Febrero, se publicó el documento de oferta pública de acciones de Facebook (la IPO, Initial Public Offering), previo a su inminente salida a bolsa.

En ese documento, el fundador y CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, dedicó una parte importante a intentar mostrar a sus potenciales inversores el concepto de “The Hacker way”.

El idealismo (como bien apunta Zuckerberg) hacker es probar/forzar las cosas con el objetivo de la mejora continua. Nada que objetar, y es la idea en estado puro de The Hacker way. De hecho así lo muestran en sus oficinas con el rótulo “Lo hecho es mejor que lo perfecto”, para recordar que hay que moverse, probar y “romper” siempre las cosas para así mejorar de forma continuada. La perfección no invita a superarse.

Sobre la mala interpretación (o no) de lo que es hacker, creo que aquí hay una doble mala interpretación. Como dice Zucks, por parte de la “media” (medios de comunicación), y también por parte de aquellos que tomándose la justicia por su mano, y mancillan por completo el sentido ideológico del resto.
Por desgracia, una buena acción se transmite a pocos, y una mala a muchos. Y entiendo que es más tarea de los hackers limpiar esa imagen, y no de los medios de comunicación. Hay que barrer la casa desde dentro hacia afuera.

Personalmente, me parece un genial documento. Me gusta el uso que hace de la palabra hacker. Como bien mencionaba un artículo de GigaOM que leí esta semana, llega en el momento justo, porque ahora que la industria tecnológica esta demostrando la importancia que tiene, es importante que la gente sepa que es un hacker, y a su vez, es una llamada a los hackers para que saquen pecho y muestren su mejor versión.

Uno de los puntos fuertes de Mark es que cree totalmente en su producto y además lo utiliza activamente. No es una persona principalmente motivada por el dinero, sino por su pasión, en este caso, en la forma de su aplicación. Citaré a Zuckerberg: “No creamos servicios para hacer dinero, sino que hacemos dinero para crear mejores servicios”. Cuando puedes canalizar tu talento hacia tu pasión, el límite puede ser el cielo. Según Martin Varsavsky, lo que Larry Page y Sergei Brin son a la búsqueda, Mark Zuckerberg lo es a la conexión.
Y no dudo que Mark Zuckerberg pueda ser una persona muy enfocada en hacer autocrítica y hacia la mejora continua, en la línea de “The hacker way”.

Aunque muchos dirán que eso es fácil cuando ya formas parte de la lista Forbes, y quizás estén en lo cierto. Si bien hay que romper una lanza a favor de Zucks aunque sea solo por el hecho de que viva en una residencia de alquiler cercana a la oficina y tenga un salario de medio millón de dolares, lejos las cantidades y los lujos que otros mostrarían en su lugar (y más a estas edades). Por poner un ejemplo, su ex-amigo/compañero Eduardo Saverin, despilfarró 50.000 dolares en champagne Cristal en una juerga en St. Tropez.

Pero no todo puede ser perfecto en el sr. Zuckerberg, todos somos humanos por lo que todos tenemos defectos. Dentro de su peculiar personalidad, hay un detalle que no es ningún secreto y que destacaría sobre el resto: Mark es un narcisista.
Mark quiere ganar. No quiere comprar competidores sino derrotarlos. Aunque eso no quiere decir que no compre empresas por necesidad o estrategia.

Con la inminente salida a bolsa de Facebok, el objetivo está claro: Dinero para competir con Google. Mientras Facebook cerro el año con 4.000 millones de dolares, Google la cerro con 45.000. Necesita liquidez para luchar contra ell enemigo. El mayor riesgo es no correr riesgos.

Es muy pronto para aventurar como transcurrirá la que seguramente será la mayor guerra tecnológica desde Microsoft y Apple. Quizás sean más evidentes las primeras batallas sobre la publicidad, o la tecnología móvil (la mayor asignatura pendiente de Facebook).

Hasta ahora Mark Zuckerberg no ha perdido grandes batallas, pero ¿Estará Mark preparado el enfrentamiento que está iniciando?
¿Mantendrá ese idealismo hacker de mejora continua?
¿Tendrá la entereza y capacidad suficiente para asimilar las derrotas que seguramente le llegarán?
O bien ¿acabará optando por las malas artes del hacker, dejando de lado lo que expresa en la IPO?

Como en una buena película, un buen cubo de palomitas, un cómodo sofá, y que comience el espectáculo!